Cadena de valor de una empresa de servicios

La cadena de valor de una empresa de servicios se refiere al conjunto de actividades que realiza la empresa para ofrecer y entregar el servicio al cliente. Estas actividades se dividen en dos categorías principales: las actividades primarias y las actividades de soporte.

Las actividades primarias son aquellas que están directamente relacionadas con la entrega del servicio al cliente. Estas actividades incluyen la gestión de la relación con el cliente, la gestión de servicios, la gestión de operaciones y la gestión de logística.

Por otro lado, las actividades de soporte son aquellas que no están directamente relacionadas con la entrega del servicio al cliente, pero que son necesarias para que las actividades primarias se lleven a cabo de manera efectiva. Estas actividades incluyen la gestión de recursos humanos, la gestión de tecnología de la información y la gestión de compras.

La cadena de valor de una empresa de servicios es importante porque permite identificar las actividades que generan valor para el cliente y aquellas que no lo hacen. Esto ayuda a la empresa a enfocarse en las actividades que son más importantes para el cliente y a mejorar su eficiencia y eficacia en la entrega del servicio.

La cadena de valor en empresas de servicios.

Hablemos sobre la cadena de valor en empresas de servicios. La cadena de valor es un modelo utilizado para analizar las actividades internas de una empresa y cómo éstas agregan valor al producto o servicio que ofrece. En el caso de las empresas de servicios, estas actividades pueden ser más difíciles de medir ya que no se trata de un producto tangible.

Sin embargo, la cadena de valor en empresas de servicios se divide en dos partes principales: la primera es la cadena de valor primaria y la segunda es la cadena de valor de apoyo.

La cadena de valor primaria se refiere a las actividades que están directamente involucradas en la creación y entrega del servicio. Estas actividades incluyen:

1. Inbound Logistics: se refiere a las actividades para recibir los insumos necesarios para el servicio. Por ejemplo, si se trata de una empresa de consultoría, los insumos pueden ser los datos y la información proporcionados por el cliente.
2. Operations: se refiere a las actividades para crear el servicio en sí. En el caso de una empresa de consultoría, esto puede incluir la investigación y el análisis para desarrollar un plan de solución para el cliente.
3. Outbound Logistics: se refiere a las actividades para entregar el servicio al cliente. En el caso de una empresa de consultoría, esto puede incluir la presentación del plan de solución al cliente.
4. Marketing y Ventas: se refiere a las actividades para promover y vender el servicio ofrecido. En el caso de una empresa de consultoría, esto puede incluir la participación en conferencias y reuniones con clientes potenciales.
5. Servicio al Cliente: se refiere a las actividades para brindar soporte y atención al cliente después de la compra del servicio. En el caso de una empresa de consultoría, esto puede incluir el monitoreo del progreso del cliente y la retroalimentación.

La cadena de valor de apoyo se refiere a las actividades que son necesarias para apoyar las actividades de la cadena de valor primaria. Estas actividades incluyen:

1.

Infraestructura: se refiere a las actividades para el soporte general de la empresa, como la gestión de recursos humanos y la gestión financiera.
2. Desarrollo de Tecnología: se refiere a las actividades para mejorar la tecnología y los procesos utilizados en la empresa.
3. Compras: se refiere a las actividades de adquisición de bienes y servicios necesarios para el funcionamiento de la empresa.

Creación de cadena de valor para empresa de servicios

En este artículo te explicaré detalladamente cómo crear una cadena de valor para una empresa de servicios. La cadena de valor es una herramienta muy útil para identificar las actividades clave de una empresa, y cómo éstas agregan valor al producto o servicio que se ofrece.

¿Qué es la cadena de valor?

La cadena de valor es un modelo que permite descomponer las actividades de una empresa en diferentes categorías, y así entender cómo se crea valor en cada una de ellas. En una empresa de servicios, estas categorías pueden ser las siguientes:

– Investigación y desarrollo: en esta categoría se incluyen las actividades relacionadas con la investigación y desarrollo de nuevos servicios o mejoras a los existentes.
– Marketing y ventas: aquí se agrupan las actividades relacionadas con la promoción y venta de los servicios ofrecidos.
– Operaciones: esta categoría incluye todas las actividades relacionadas con la prestación del servicio, desde la recepción del cliente hasta la entrega del servicio.
– Servicio postventa: en esta categoría se incluyen las actividades relacionadas con la atención al cliente después de la prestación del servicio.

Creación de la cadena de valor

Para crear la cadena de valor de una empresa de servicios, es importante seguir los siguientes pasos:

1. Identificar las actividades clave: en cada una de las categorías mencionadas anteriormente, es necesario identificar las actividades clave que agregan valor al servicio ofrecido. Por ejemplo, en la categoría de operaciones, las actividades clave pueden ser la atención al cliente, la preparación del equipo necesario para la prestación del servicio, la ejecución del servicio en sí, entre otras.

2. Asignar costos y recursos: una vez identificadas las actividades clave, es importante asignar los costos y recursos necesarios para llevarlas a cabo. Esto permitirá entender cuánto cuesta cada actividad, y cómo se relaciona con el costo total del servicio.

3. Identificar las interrelaciones: es importante entender cómo se relacionan las diferentes actividades de la cadena de valor. Por ejemplo, la investigación y desarrollo puede impactar en la operación del servicio, y por lo tanto es importante considerar cómo estas actividades se relacionan entre sí.

4. Identificar oportunidades de mejora: finalmente, es importante analizar la cadena de valor para identificar oportunidades de mejora en cada una de las actividades clave. Por ejemplo, se puede buscar formas de reducir el costo de alguna actividad, o mejorar la eficiencia de alguna otra.

La cadena de valor de una empresa de servicios es clave para lograr una ventaja competitiva sostenible en el mercado actual. Para ello, es fundamental que la empresa identifique cuáles son las actividades que generan valor para el cliente y cómo puede mejorarlas continuamente.

Para maximizar la eficiencia y la eficacia en la cadena de valor, es importante que la empresa cuente con un equipo altamente capacitado y motivado, que tenga la capacidad de adaptarse a los cambios y de trabajar en equipo. Además, es fundamental que la empresa tenga una cultura centrada en el cliente, en la que se valore la calidad del servicio y la satisfacción del cliente por encima de todo.

La gestión de la cadena de valor implica un enfoque en la mejora continua y la innovación, buscando siempre nuevas formas de agregar valor al cliente y de diferenciarse de la competencia. Para ello, la empresa debe estar en constante análisis y evaluación de su cadena de valor, identificando oportunidades de mejora y adaptándose a las necesidades del mercado.